Unos momentos afuera del tiempo

Marion – Por fin he vuelto a escribir un texto sobre Lanzarote, una pequeña y hermosa isla de las Canarias.
Esta decisión tomada de repente 2 semanas antes de nuestra llegada fue una gran idea y una maravillosa sorpresa.
Además, Sinan estaba muy contento de no tener que levantarse a las 4:30 de la mañana para llegar a tiempo a sus citas en línea.
Realmente nos enamoramos de esta. Usted podría decir, no hemos visto ningúna otra isla así que cómo podemos saber, buena pregunta y no sabremos la respuesta hasta que hayamos estado en otro lugar.
En cualquier caso, sólo puedo decir que a los pocos días de nuestra llegada, ya estaba considerando nuestro traslado a esta hermosa isla.
Este espacio hasta donde alcanza la vista, este color ocre, el océano y todas estas posibilidades de actividades en medio de la naturaleza, un verdadero flechazo les digo.
Fue un cambio para nosotros poder caminar casi todos los días sin tener que pagar una entrada como en México o Croacia.
Los niños estaban impresionados por todos estos volcanes (hay 110) y teníamos que tranquilizarlos cada vez que ellos dormían a pierna suelta.
Han desarrollado un gusto por caminar y estar al aire libre todo el tiempo. Ahora lo echan de menos.
Yo, que amo las montañas, y Sinan el mar, teníamos a mano la felicidad de ambos.
Había muy poca gente.
A pesar del constante principio de la primavera, tuvimos lluvias y corrientes de aire frío. Fue un poco como abril antes de tiempo.
Tuvimos algunos contratiempos con el alojamiento pero el resto fue tan encantador que no nos afectó en absoluto.
El regreso a la ciudad fue duro después de tener como línea de horizonte sólo el paisaje desértico o el océano en acción.
Este texto es más corto que los anteriores, pero es realmente difícil expresar con palabras lo que sentimos.
Parecía que estábamos de vacaciones todo el tiempo cuando no lo estábamos. Los niños no estaban exentos de la escuela y Sinan trabajaba como siempre.
Espero sinceramente que algún día nos quedemos un poco más de lo habitual en esta hermosa isla. Estuvimos 5 semanas, pero esperamos poder instalarnos allí algún día.
Quién sabe, soñar siempre es bueno para el cerebro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s